Unos Premios más feministas

18-10-2019

Artículo publicado en el suplemento especial de los Premios Princesa que edita el periódico El Comercio y firmado por la delegada del Gobierno, Delia Losa:

En una reciente entrevista Siri Hustvedt sentenciaba que “necesitamos al feminismo porque la historia no ha terminado”. Y no puedo estar más de acuerdo con la flamante Premio Princesa de Asturias de las Letras 2019. Tener la oportunidad de escuchar estos días en Oviedo a la autora de ‘La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres’ con motivo de la entrega de los galardones es un auténtico lujo para quienes, como ella, pensamos que el feminismo siempre es y será una cuestión trascendente. Mi más sincera enhorabuena a ella y al resto de premiadas y premiados en los Princesa de Asturias de este año. La ceremonia de entrega y los actos que la Fundación organiza a su alrededor son una ocasión excepcional para acercarnos un poco más a algunas de las figuras más destacadas en sus campos.

Me van a permitir que me detenga en estas líneas en las mujeres que, además de Siri Hustvedt, subirán este año al escenario del Teatro Campoamor. En estos tiempos en los que las administraciones públicas luchamos contra el cambio climático me parece especialmente oportuno que el jurado del Premio de Investigación Científica y Técnica haya reconocido la labor de dos mujeres que dedican sus vidas a buscar soluciones para mejorar la salud de nuestro planeta. Los estudios de Joanne Chory y Sandra Myrna Díaz son esperanzadores. Chory ha revolucionado su sector planteando que con una modificación genética las plantas no expulsen a la atmósfera el CO2 que emiten al pudrirse. Es una solución que de aplicarse, por ejemplo, a los grandes cultivos de cereales, podría reducir en un 20% las emisiones de CO2. Su colega Sandra Myrna Díaz centra sus investigaciones en potenciar la biodiversidad como principal arma para frenar los efectos del cambio climático. Solo el 30% de las personas que se dedican en todo el mundo a la investigación científica son mujeres. Valga el ejemplo de Chory y Díaz como referente de un área tradicionalmente masculinizado.

Hablando de romper techos de cristal, podemos considerar épicas las hazañas de Lindsey Vonn. La Premio Princesa de Asturias de los Deportes es la persona con más primeros puestos en la Copa del Mundo de Esquí Alpino. Ella es consciente del papel inspirador que puede desempeñar, y por eso ha creado una fundación que lleva su nombre para, según la descripción en su web, “dar a las mujeres del futuro la confianza para mover montañas”.

Por último, quiero destacar como hecho fundamental la presencia por primera vez en el Teatro Campoamor de la joven Princesa de Asturias, Doña Leonor, que supone un hito trascendental por su condición de heredera de la Corona de España, un país volcado en la consecución de la igualdad en todos los ámbitos.