La Policía Nacional libera a una niña de 14 años prostituida por su madre y hermanos

Desarticulada la autodenominada “brigada negra” que pretendía hacerse son el control de la prostitución en el madrileño polígono Marconi

22-06-2012

  • Desarticulada la autodenominada “brigada negra” que pretendía hacerse con el control de la prostitución en el madrileño polígono Marconi
  • La Policía Nacional libera a una niña de 14 años prostituida por su madre y hermanos
  • La familia lideraba un grupo de proxenetas que coaccionaba y amenazaba a varias mujeres para ejercer la prostitución y, además, robar joyas y otros objetos de valor a sus clientes
  • Los arrestados se habían asociado para liderar el “negocio” en la zona tras las últimas actuaciones policiales y evitar de este modo injerencias de otras bandas que también explotaban a sus víctimas en Marconi
  • Han sido detenidas siete personas y liberado a cinco mujeres –dos de ellas menores- a las que amenazaban y agredían hasta el punto de no poder “sacarlas a trabajar” debido a las marcas y moratones que les dejaban por todo el cuerpo
  • La “brigada negra”, pretendía suceder a los conocidos como cabeza de cerdo y el señor del polígono, detenidos en anteriores actuaciones policiales en Marconi

22-junio-2012.- Agentes de Policía Nacional han liberado a una niña de 14 años obligada presuntamente por su madre y hermanos a ejercer la prostitución callejera. La familia –de nacionalidad rumana- lideraba un grupo de proxenetas que coaccionaba y amenazaba a varias mujeres para prostituirse en el polígono Marconi de Madrid, según han informado hoy en rueda de prensa la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, y el Jefe Superior de Policía, Alfonso José Fernández Díez.

Cifuentes ha destacado que “la Delegación del Gobierno en Madrid adquirió con las asociaciones de vecinos del entorno del polígono

 

Marconi el compromiso de intensificar las actuaciones policiales orientadas a la identificación y detención de las redes de proxenetas que están detrás de las mujeres que ejercen la prostitución en este polígono, y esta operación supone un paso más en el cumplimiento de este compromiso”.

En este sentido, Cifuentes ha informado que desde primeros de año hasta hoy, e incluyendo la presente actuación, el Cuerpo Nacional de Policía ha desarrollado en Madrid cuatro grandes operaciones contra grupos relacionados con la prostitución y el proxenetismo, en las que se ha detenido a 56 personas, y se ha imputado a otras seis. Dos de esas operaciones han tenido por escenario el polígono Marconi.

Según se ha dado a conocer en la rueda de prensa, la banda desarticulada también aleccionaba a las mujeres a las que explotaba para robar a sus clientes las joyas y objetos de valor que llevasen. La autodenominada “brigada negra” se había asociado para controlar el “negocio” en el polígono madrileño tras las últimas actuaciones policiales en la zona, y evitar de este modo injerencias de otras bandas que también explotaban a sus víctimas en esas calles. Los arrestados amenazaban y agredían a sus víctimas hasta el punto de no poder “sacarlas a trabajar” debido a las marcar y moratones que les dejaban por todo el cuerpo. Han sido detenidas siete personas –e imputadas otras seis- y liberadas cinco mujeres, de las que dos son menores de edad.

Explotaban a su hija y hermana Varias denuncias, entre ellas la de la desaparición de una joven de 16 años de nacionalidad rumana, condujeron a los investigadores hasta un grupo de proxenetas que controlaba la prostitución callejera en el polígono Marconi, en el madrileño distrito de Usera-Villaverde. Los agentes localizaron a una de sus víctimas, menor de edad, e identificaron al individuo que la obligaba a prostituirse. Posteriormente se pudo identificar a varios de sus colaboradores así como a otras mujeres igualmente controladas por ellos.

Al frente del grupo de proxenetas estaban varios miembros de una misma familia, tres varones que, junto con su madre, controlarían directamente a varias chicas. Incluso llegaron a explotar a su hija y hermana, de tan solo 14 años de edad. Además, inducían a las jóvenes a hurtar al descuido a sus clientes los objetos de valor que llevasen –pulseras, anillos, colgantes, medallas…-, si bien los hermanos no dudaban en recurrir a otros métodos más violentos si ellas no lograban apoderarse de las joyas.  

La “brigada negra” para controlar Marconi A medida que avanzaban las investigaciones se averiguó que el grupo pretendía quedarse con el control de la prostitución en el polígono Marconi, que tras las últimas actuaciones policiales en la zona que acabaron con la detención de los conocidos como cabeza de cerdo y el señor del polígono, había quedado en manos de proxenetas que de forma individual colocaban a sus víctimas en las calles.

Para lograrlo, el clan familiar se habría “asociado” con otros compatriotas en la autodenominada “brigada negra”. El objetivo era protegerse de otros proxenetas y grupos que tuvieran a sus chicas en el polígono, además de quedarse con el control de varias zonas del mismo. Los ahora detenidos atemorizaban a sus víctimas y al resto de bandas rivales de la zona para evitar cualquier tipo de injerencia en su ámbito de influencia. Los arrestados empleaban todo tipo de amenazas, coacciones y agresiones para doblegar la voluntad de las mujeres explotadas. Si estas no ganaban el dinero pactado cada día no dudaban en golpearlas de forma reiterada, llegando incluso al extremo de no poder “sacarlas a trabajar” debido a los moratones y marcas que tenían por todo el cuerpo.

Recuperadas joyas valoradas en 6.000 euros Las investigaciones realizadas permitieron identificar tanto a los responsables de la red como a sus colaboradores. Igualmente se averiguó la ubicación de los domicilios en los que residían, que cambiaban cada uno o dos meses para dificultar su localización. El dispositivo policial culminó con los registros simultáneos en cuatro inmuebles de Madrid, la detención de siete personas, entre ellas los presuntos responsables de la organización, y la imputación de otras seis. Cinco mujeres, entre ellas dos menores de edad han sido liberadas.

En los registros se han intervenido 300 euros en efectivo, teléfonos móviles y documentación pendiente de análisis. Además, se han recuperado diversas joyas valoradas en 6.000 euros aproximadamente, -procedentes al parecer de los robos a los clientes- que serán expuestas en las dependencias del Grupo VI de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid (91.322.86.25), para que puedan ser reconocidas y recuperadas por sus propietarios.

La operación ha sido realizada por agentes del Grupo VII de la UCRIF Central, de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras; y del Grupo VI de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de la Jefatura Superior de Policía de Madrid