La Guardia Civil desmantela un grupo que elaboraba y distribuía fórmulas magistrales prohibidas para adelgazar

18-06-2012

• Operaba en todo el territorio nacional facilitando sustancias compuestas por medicamentos prohibidos, psicotrópicos, antidepresivos y laxantes que suponían grave peligro para la salud pública.

• Una de las víctimas permaneció ingresada en el hospital 15 días, con pérdida de consciencia durante una semana, como consecuencia de su ingesta.

18 de junio de 2012.- Agentes de la Guardia Civil de Madrid, pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), han llevado a cabo, en el marco de la denominada “Operación Moscardó”, el desmantelamiento de un grupo organizado compuesto por seis personas, que operaba en todo el territorio nacional, por su presunta implicación en un delito contra la salud pública. El Juzgado número 23 de Madrid tramita las correspondientes diligencias. El SEPRONA inició las investigaciones tras la denuncia de la Dirección General de Ordenación e Inspección de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, con el apoyo técnico de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). En este sentido, un informe del Instituto de Toxicología, relativo a la composición de determinadas pastillas que habían sido dispensadas a una paciente hospitalizada, advirtió de que su ingesta suponía un grave peligro para la salud pública.

La investigación se ha desarrollado durante casi once meses, con intensas y laboriosas gestiones, y ha puesto fin a una trama que conseguía, de forma fraudulenta, y fuera de los canales autorizados, adquirir, prescribir, almacenar, re-envasar, etiquetar y distribuir cápsulas que constituían fórmulas magistrales contra la obesidad introducidas desde terceros paises,

 

que contenían medicamentos prohibidos, psicotrópicos, antidepresivos y laxantes; composiciones que constituían un claro atentado contra la salud pública.

Algunos de los compuestos suministrados contenían sibutramina, sustancia cuya comercialización se encuentra suspendida por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), debido a los riesgos potenciales que conlleva su ingestión.

El grupo desmantelado estaba compuesto por seis personas, caracterizándose por tener una organización jerárquica y un claro reparto de funciones y tareas a realizar. Uno de los miembros, médico de profesión, prescribía las sustancias; otro, se encargaba de administrar el negocio; el tercero, distribuía y entregaba las fórmulas magistrales en la zona de la Comunidad de Madrid y provincias limítrofes, y además realizaba envíos a otras personas que residían fuera de la Comunidad, mediante empresas de mensajería. El cuarto, era el responsable de la gestión de los paquetes, así como de suscribir los contratos de los inmuebles que servían a la actividad de este grupo como almacenes.

Además de estas cuatro personas, que constituían el núcleo de la organización y han sido detenidas, se ha imputado a otras dos más: una de ellas ejercía labores de distribución a pequeña escala, y la otra cooperaba en la elaboración de las fórmulas magistrales prohibidas.

Los encartados responden a las iniciales D.S.L.R., A.L.C.S., L.A.C.G., M.R.T, F.L., y J.B.Z. Son cuatro varones y dos mujeres, con edades comprendidas entre los 39 y 56 años de edad, de nacionalidad argentina, ecuatoriana y lituana, todos ellos vecinos de Madrid.

El modus operandi consistía en prescribir el tratamiento tras una primera consulta presencial, sin efectuar analíticas ni ninguna otra prueba, facilitando el propio prescriptor el producto fraudulento, tras el abono de una cierta cantidad de dinero. A partir de entonces, los tratamientos se solicitaban vía telefónica y sin ningún tipo de seguimiento médico.

La ingesta de estas fórmulas magistrales llevaba consigo graves alteraciones de la salud, siendo necesaria la hospitalización de varias de las mujeres que las tomaron. De hecho, una de las víctimas permaneció ingresada en un centro hospitalario 15 días, con pérdida de consciencia durante una semana, como consecuencia de su ingesta.

Cuando las víctimas le hacían saber al doctor los efectos adversos que les estaban produciendo, éste les decía que eran síntomas normales y que

 

si querían se las cambiaba por otras más suaves, sin coste adicional alguno. En varias ocasiones llegó a facilitar las pastillas sin ni tan siquiera una consulta previa.

Los dos cabecillas de este grupo, el doctor y la administradora, son pareja y cambiaban la sede de la consulta a menudo para no ser localizados. También cambiaban con frecuencia de domicilio, dificultando así la labor policial y evitando que les encontraran los afectados por la ingesta de los ilícitos productos. Se han localizado consultas tanto en la ciudad de Madrid, como en municipios de la zona Este de la región.

En los registros efectuados se hallaron más de 2.200 envases que contenían una sustancia importada de China, más de 60.000 cápsulas de las utilizadas en las “fórmulas magistrales” prohibidas, 6 soportes informáticos, botes, etiquetas, y diverso material para la preparación de pedidos, así como 36.600 euros en metálico que estaban ocultos en cajones y colchones,. También se ha intervenido un vehículo.

Las víctimas o perjudicados por los hechos descritos podrán dirigirse a la Guardia Civil través del correo electrónico m-cmd-madrid-seprona-equipo@guardiacivil.org

Para más información pueden contactar con el Gabinete de Prensa de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid en el teléfono 91.807.39.02.